YOLANDA DOMÍNGUEZ, BOMBARDEANDO DESDE DENTRO

Sacudir conciencias”. Eso es lo que busca Yolanda Domínguez, cuando diseña lencería a partir de un burka, o cuando hace que sus colaboradoras imiten las estrambóticas poses de las modelos en plena calle, ante la mirada atónita de los viandantes. A través de estas acciones, que ha bautizado como livings, Domínguez desentraña las ideas preconcebidas sobre la mujer que se esconden en medios de comunicación o en conversaciones comunes, como mitos aparentemente inofensivos. “Vivimos en una sociedad que no quiere que pensemos sino que asumamos (y consumamos) sin más” afirma. “De vez en cuando hay que pararse a pensar qué estamos haciendo y si esto nos beneficia o nos perjudica”.

Para desencadenar esta reflexión, la artista madrileña decidió llevar sus experiencias más allá de las galerías, involucrando a la gente y convirtiéndoles, no sólo en espectadores, si no en parte activa de sus proyectos. “Pensé que la mejor foto que podía ofrecerles era la que se llevaban en la retina, una imagen en la que además podían intervenir de manera real”. No en vano, gran parte de la repercusión que consigue Domínguez se debe precisamente al eco que genera en la red, donde sus acciones se convierten en auténticos vídeos virales, como es el caso de “Poses”, con más de 700.000 visitas en youtube y una extraordinaria repercusión internacional.

SEXO

En acciones como “Esclavas” o “Finge tu orgasmo”, denuncias cómo la supuesta liberación de la mujer se ha convertido en otra forma de opresión, al obligarnos a estar siempre atractivas y a rendir sexualmente. ¿Crees que podemos llegar a liberarnos de verdad? ¿Cómo?

(Risas) ¡Yo no tengo las respuestas, tan sólo planteo las preguntas! Me encuentro en la misma situación que todas las mujeres, no lo tengo nada claro. Sí veo que el supuesto avance está adoptando nuevas formas de esclavitud y es por lo que comentaba antes, porque asumimos sin pensar los roles que nos proponen. Las mujeres somos buenísimas interpretando papeles y si se espera de nosotras “xxx” lo cumplimos a rajatabla. Si antes de lanzarnos a interpretar nos detenemos a pensar si eso nos conviene quizás seríamos más conscientes de las cosas. De todas formas el cambio tiene que venir de muchos frentes, de los medios de comunicación (que son grandes responsables de la construcción de los estereotipos femeninos), de nosotras, de ellos…

¿Cómo reaccionan los hombres a tu trabajo? En tu opinión, ¿cómo viven ese proceso de pseudo-liberación? ¿Lo disfrutan o se están convirtiendotambién en esclavos de las “expectativas sexuales”?

Los hombres al fin y al cabo son tan esclavos como nosotras de unos roles y una educación, sólo que a ellos les ha tocado posturas más favorables. A ellos les pasa como a nosotras, que tampoco piensan, asumen sin más. Pero cuando lo ven llegan a las mismas conclusiones que nosotras. Recibo muchos emails de hombres que me animan a seguir con mi trabajo y que están encantados con lo que hago, me da mucha alegría comprobar que quieren tanto como nosotras una sociedad más igualitaria.

En “Mujer joven y con buena presencia”, hacías un retrato irónico de la perfecta esposa. Como mujer, ¿cómo convives con la consciencia de estas “obligaciones” de género? ¿Intentas ser totalmente independiente de ellas?

La verdad es que quitarte de encima 35 años de educación no se hace de un día para otro. El primer paso es darse cuenta, luego los cambios vienen muy poco a poco. Una no puede ir en contra de lo que ha creído bueno tanto tiempo. Luego está la sociedad en la que vives, si hay ciertos parámetros que se valoran, ¿cómo vas a hacer lo contrario? Todos queremos ser amados y valorados y si para eso hay que cumplir ciertos “patrones” lo hacemos. Es muy difícil ir a contracorriente, hace falta valor, constancia, esfuerzo… insisto en que el cambio, gradual, tiene que venir de muchos factores, ¡y en ello estamos!

ANTROPOLOGÍA

En “Vuelvo en 5 minutos”, denuncias la banalización de la cirugía estética en países como Brasil. ¿Crees que en España llegaremos a esos extremos? ¿Qué opinas de las campañas de sensibilización con celebrities que se han llevado a cabo en otros países?

Para una mujer cumplir años es un delito, en esto tienen mucha culpa los medios de comunicación. Si los referentes que vemos son siempre mujeres jóvenes entendemos que para existir y ser valoradas no podemos cumplir años. A la industria de la cosmética y la cirugía esto le conviene claro. Ya tenemos otra forma más de esclavitud y el resultado patente en la televisión: máscaras humanas que no tienen expresión y ni edad determinada. Borrar cualquier signo de personalidad, anular a la mujer. Veo bien cualquier tipo de campaña que de visibilidad a esto, venga de celebrities o no.

En tu living “Poses”, ironizas sobre lo absurdo de muchos editoriales de moda, al mostrar modelos tiradas en el suelo o con actitudes infantiles o pasivas. ¿Por qué crees que muchas mujeres salen en defensa de estas revistas? ¿Somos más víctimas o verdugos?

Hay mujeres (aunque muchos más hombres) que defienden que estas posturas son “arte” y que son así para captar la atención o generar deseo. Hasta ahí todo bien, pero ocurre lo de siempre, que asumimos sin más. Ahora mira esas poses otra vez pensando en qué están contando, qué subyace a esa postura o a esa actitud… la cosa cambia. A mí me parece muy bien que la gente se exprese y que hagan editoriales creativas, siempre y cuando esos referentes que están mostrando no tengan consecuencias nocivas para la gente que las consumo. Uno tiene que ser responsable de lo que lanza al mundo. Las imágenes tienen muchísimo poder (el ser humano sólo guarda en la memoria a largo plazo lo que ve en imágenes) y generan comportamientos. Piensa en todas esas adolescentes que están construyendo su personalidad y tienen como ideales esas mujeres anodinas, mortecinas, sumisas, tiradas o despatarradas… ¿hasta qué punto ese supuesto “arte” es inofensivo? ¿El fin justifica los medios?.

BIENES DE CONSUMO

En “Pido para un Chanel”, pones en evidencia la ansiedad por comprar, como si esos bienes tan deseados fueran parte de nuestra identidad. ¿Crees que la crisis está cambiando estos comportamientos?

Si la crisis sirve para eso, ¡bienvenida sea! (Risas) Yo creo que comprar te inyecta pequeñas dosis de placer, de poder. Si nuestra identidad se basa en unos tacones y un bolso hay que replantearse qué estamos construyendo. A veces veo blogs de moda (impresionante el fenómeno blogger/egoblogger)  y pienso que no hemos avanzado nada, que seguimos siendo barbies preocupadas en combinar el vestido con el peinado solo que ahora en lugar de hacerlo con muñecas lo hacemos con nosotras mismas. Ahora cualquier niña puede ser modelo y famosa, con un blog. Si nuestro mayor éxito en la vida es llevar un estilismo… algo estamos haciendo mal.

Muchos de los medios que publican los editoriales de moda que criticabas en “Poses”, te han dado cobertura. ¿No corres el riesgo de convivir con cierta doble moral?

¡A mí me fascina que ocurra eso! Es como bombardear desde dentro, y creo que es ahí donde mi discurso cobra más fuerza. Pienso que los medios de comunicación no son tontos y saben perfectamente lo que están generando, ellos mismos también son esclavos de sus propios dogmas y no pueden desdecirse. Pero si lo dice otro… Yo quiero llegar al mayor número de gente posible y ellos me dan visibilidad, el mensaje está ahí, el que quiera entenderlo que lo entienda. El que no tampoco lo entendería en una galería.

Estudiaste Empresariales y Bellas Artes y de hecho, muchos de tus trabajos logran una viralidad que ya quisieran para sí muchas campañas de marcas. ¿Crees que hoy en día, para que el arte sea efectivo, tiene que ser inseparable del marketing?

No, no lo creo. Hay muchos tipos de arte y no todos buscan llegar a mucha gente o generar un impacto. Todavía existe el arte contemplativo y el arte que busca la belleza o la expresión personal y emocional. Cada uno tiene que tener claro su objetivo y a dónde/quién quiere llegar. Yo quiero llegar a mucha gente y para eso no me sirve una galería, me sirven las redes sociales, internet, por eso las utilizo. Tampoco tengo una estrategia de marketing, simplemente el espectador decide compartirlo o no, los medios deciden publicarlo o no y eso escapa a mi control. Para mí, primero está la idea, luego el medio y finalmente (y sin que yo pueda hacer nada) la vida propia del proyecto. “Poses” sigue generando visitas y el Blog de Katy Salinas comentarios 😉

Anuncios