QUERIDÍSIMA MAMÁ

Inspirada por el Día de la Madre y su inagotable ubicuidad mediática, recupero tres perlas descubiertas recientemente y que toman a las madres por musas. Aunque la publicidad y los telediarios se han encargado de convertir esta efeméride en uno de esos -vacuos- asuntos de estado, a la altura de la-ola-de-calor-que-nos-azota o del eterno-primer-día-de-rebajas, es innegable que el concepto “MADRE” es uno de los grandes ejes del arte. Y no esa idea abstracta llamada maternidad, sino esa señora que nos prepara el desayuno, reparte broncas y besos, y sabe cuándo hemos adelgazado.

No sé si por casualidad, pero todos estos hallazgos están hechos por mujeres, y quién sabe si ellas mismas, son madres también. Os animo a que las investiguéis más allá de estas páginas, porque son auténticas perlas.

NATALIE KRICK

Fotógrafa de Oregon, reinventa a su madre, mirándola a través de los ojos de un David Lynch ochentero. Un auténtico derroche de comunicación madre-hija, a pesar de las apariencias. La descubrí aquí.

STELLA VINE

Pintora inglesa, consagrada por obra y gracia de un retrato de Lady Di, es especialista en inmortalizar iconos. Su olimpo de celebrities, entre naïf y expresionista, cuenta entre sus refinadas filas a Samuel Beckett, Superman o Kate Moss. Mi preferida: Sylvia Plath.

Si no recuerdo mal, nos cruzamos aquí.




ALINE SMITHSON

Inspirada en el “Portrait of Painter’s Mother” de Whistler, esta fotógrafa y editora realiza la más ditirámbica de las sesiones. Una perlita llena de amor y humor. (Por cierto, así quiero llegar yo a la vejez.) La pista: aquí.

Anuncios