EL CIRCO DE LOS SOPRANO

Hoy, quiero hacer un humilde homenaje a “Los Soprano“, serie a la que he estado enganchada en los últimos meses, a borbotones,  de manera adictiva y excesiva, como todo lo que ocurre entre las orondas paredes de la mansión de Tony Soprano. Durante los últimos capítulos, iniciando ya el proceso de duelo, empezaron a aparecérseme las sombras de esos personajes, cada vez más extremos, arquetípicos y teatrales -quizás porque con los años, todos nos volvemos extremos, arquetípicos y teatrales-, y poco a poco se fue dibujando en mi mente un sueño húmedo televisivo: El Circo de Los Soprano. Imagino esos rostros rocosos, empolvados en blanco, disparándoles rojo en las mejillas; imagino a las hembras Soprano, subiéndose las medias de rejilla con sus largas uñas pornográficas; imagino a ese público voraz que grita desde los sofás de su casa por un poco  más, sólo un poco más, de entretenimiento.

En fin, puestos a soñar, que la sesión de fotos la firme Annie Leibovitz. Ahí va:

TONY SOPRANO, DOMADOR DE LEONES

Siempre con el látigo en mano, Tony Soprano doma a los leones en albornoz, sacando una tripa que es señal de estatus y de esfuerzo. Ruge más que sus víctimas y con no menos dolor.

SILVIO DANTE: PAYASO LISTO

El payaso estratégico, diplomático, influyente, arque su ceja, mientras imita a Al Pacino: Just when I thought I was out, they pulled me back in. Siempre cerca del poder, pero lo bastante lejos como para no caer en él.


PAULIE GALTIERI: PAYASO TONTO

El payaso torpe, sensible, fanfarrón, cada vez más viejo y más triste, araña la pantalla de la tele y la convierte en espejo deformante.


CHRISTOPHER MOLTISANTI: EL FANTÁSTICO HOMBRE BALA

Siempre dispuesto a estrellarse por una causa noble o innoble, Christopher pasa de heredero a príncipe caído, mientras muda de piel cambiando el chándal por el traje de chaqueta.

ADRIANA LA CERVA: FUNAMBULISTA

Novia eterna de Christopher, trata de mantener el equilibrio junto al Fantástico Hombre Bala. También una Fantástica Princesa Caída.

CARMELA SOPRANO: LA ENCANTADORA DE SERPIENTES

De pasiva-agresiva a agresiva-pasiva, Carmela acaba domando al domador, haciendo sonar su flauta de mujer sumisa.


DOCTORA MELFI: MAESTRA DE CEREMONIAS

Siempre desde la barrera, la Dra. Melfi nos irá narrando lo que ocurre al otro lado de la tripa de Tony, del cerebro de Tony, para darle sentido a una historia -como todas- de madres e hijos.

Hasta aquí, mi particular efeméride. ¿Alguien da más? Redoble de tambor…

Anuncios