MISS FEBRERO 2012

MARI TERE. María Teresa Fernández de la Vega ha pasado de vicepresidenta a mujer en poco más de un año. Como en la canción de Julio Iglesias, le ha llegado la chispa de la vida a los 63, por cortesía de los doctores Monereo y Chams. Enmarcando su nuevo rostro, una melenita entre yeyé y pepera corta el aire haciendo una declaración de principios: la que no es guapa es porque no quiere. Bótox, lifting, vitaminas… Vanity Fair se hace eco con glotonería mediática de los arreglos que se ha hecho  De La Vega a lo largo de estos meses, mientras La Vanguardia recuerda cómo otros políticos ya pasaron por quirófano, con un puntito de picardía. Gracias, Mari Tere, por hacer las lúgubres páginas de nuestros diarios un poco más pizpiretas.

ELSA. ¿Por qué la metamorfosis de MTFV nos provoca esta agria sorpresa? ¿Por qué nos decepciona, como si nos debiera algo? ¿Acaso no tiene ella tanto derecho como Elsa Pataki o Mario Vaquerizo, por citar algunos de los clientes eméritos del doctor Monereo, a parecerse a lo que siempre soñó? La exvicepresidenta, símbolo de la mujer con poder, arrastraba sus arrugas, mechones y ojeras por el congreso, con fe y rabia, y pensábamos que lo hacía por nosotros, para sublimar nuestra falta de independencia estética, convirtiendo la fealdad femenina en una auténtica señal de status, cuando probablemente sólo lo hacía por falta de tiempo para el postoperatorio.

CHRISTINE. Christine Lagarde, presidenta del FMI y algo así como (la ex) Fernández de la Vega meets Tilda Swinton, tuvo que recurrir la semana pasada a un icono de la feminidad, para captar toda la atención en torno a la compleja situación del euro. “Estoy aquí, con mi pequeño bolso, para recaudar algo de dinero”, dijo, como Caperucita con su cestita enfrentándose al lobo, mientras alzaba nada menos que un Louis Vuitton valorado en unos 4.000 € y vintage, para más recochineo. Eso es tener un par de ovarios fashionistas. Si el power dressing –el talento de vestirse para proyectar competencia y autoridad– ha encontrado en Lagarde su nueva musa, ¿podemos afirmar que la moda en mano de señoras-que muy poderosas es un arma de destrucción masiva de los prejuicios? ¿Estamos ante un pequeño paso para Louis Vuitton, pero un gran paso para la mujer? ¿O es todo lo contrario?

LAMUY. Mientras Lagarde recauda dinero y María Teresa despide arrugas, las chicas de CockMagNet desnudan a sus amigas para subir el valor de la libido lésbica. Hartas de rubias neumáticas y monotemáticas, han decidido celebrar el lanzamiento de su revista erótica con la publicación de un calendario de los del taller de toda la vida. De chica-chicazo de María Lamuy al dulce lollipop de Iris Encina; del nude más arty al rockabilly más trendy. Modelos de mujer para alegrar tanto garajes como habitaciones propias, rompiendo esquemas y transformando la diadema de conejita de playboy en un pasamontañas guerrillero, con el que hacer frente a las ideas preconcebidas. ¡Bien hecho, grrrrls!

WHITNEY. Hoy ha muerto Whitney Houston, víctima de sí misma, en una habitación de hotel. La portada de su álbum “Whitney” estampó en nuestras retinas uno de los mejores escotes de los 80. Aunque en mi recuerdo existan –puntiagudos, definidos-, no hay rastro de pezones, ahora, bajo esa camiseta imperio. No sabemos cuántas más cosas se le borraron a la diva por el camino, pero lo que queda claro es que la identidad, sea en forma de pezón o de bolso, hay que lucharla cada día, para que no se te diluya. Como decía La Agrado, una es más auténtica cuanto más se parece a lo que siempre soñó de sí misma. Quizás María Teresa siempre quiso ser Barbie. El problema es querer ser María Teresa y que se te cambie por el camino, o querer ser Whitney y que no te salga ni aún siéndolo. En fin, ladies & gentlemen, puestos a idolotrar a alguien, yo sólo puedo invitaros a que os nombréis a vosotros mismos Miss Febrero 2012.

Anuncios