KEVIN FRANCIS GRAY: MANIQUÍES GÓTICOS

Descubro en las criaturas de Kevin Francis Gray la fusión perfecta entre la escultura clásica y el maniquí. Su pulso detallista construye un falso realismo, que dota de carne a estas presencias fantasmagóricas, haciéndolas particularmente inquietantes. Bajo su apariencia académica, el pop late bajo el ropaje de estos “vivants“: el chico y la chica de “Face-off“, cubiertos por largas capas de bronce, tienen ecos de villano intergaláctico (Darth Vader, Darth Maul…); en “Ghost-boy“, con sus trenzas raperas y sus deportivas sin atar, resuena un  bling-bling oscuro. Se trata de un pop fundido a negro, en el que la belleza que se oculta tras las sábanas o los abalorios nos enseña el reverso tenebroso del maniquí.

Anuncios