KATE MOSS MACHINE

Termino de leer “Kate Moss Machine” de Christian Salmon, relamiéndome de gusto. Ensayo sobre la modelo inglesa que, 20 años después de su irrupción en el mundo de la moda, sigue enamorando a propios y extraños desde las portadas, esta lectura es el cóctel perfecto para una calurosa tarde de verano. Icono de la modernidad líquida, Moss encarna según Salmon la capacidad de adaptación que nuestra apresurada época exige. Desde la joven salvaje coronada con plumas de india por Corinne Day para The Face, hasta la dama inglesa, emblema de la Cool Britannia para Burberry, Kate Moss  es “un virus mutante en la era de las grandes epidemias miméticas, una abeja obrera a la que se le da bien polinizar las marcas y los estilos“. En una sociedad donde lo importante no es ya ser uno mismo, si no transformarse a la velocidad vertiginosa que lo hace nuestro entorno, rompiendo nuestra identidad en un sinfín de reflejos fugaces, la modelo mutante reina.

Me quedo con la frase que cierra el libro y que me descubre al muy interesante Bruno Schulz, escritor y artista polaco quien en su “Tratado de los maniquíes” afirmaba: “Queremos crear al hombre por segunda vez, a la imagen y semejanza de los maniquíes“. Encarnada en cyborg en la imagen de arriba, Moss expresa por fin la “mutabilidad sin límite del individuo“.

En fin, muy recomendable. Si te has quedado con hambre, aquí un aperitivo servido por Mr. Salmon sobre su libro.

Anuncios