C’EST LA VIE!

En el museo Maillol de París, puede verse hasta el 28 de Junio la exposición “C’est la vie!”. Bajo este título desenfadado, la muestra hace un recorrido por el género de la vanitas desde el siglo XVI hasta nuestros días. Omnipresente a lo largo de la Historia del Arte, la fugacidad del paso del tiempo se encarna en el símbolo de la calavera. Desde el primer cráneo que veneró el hombre en el Neolítico, hasta la cabeza forrada de diamantes de Damien Hirst, la calavera es el emblema misterioso de nuestra mortalidad, el negativo de nosotros mismos que algún día tendrá que revelarse.

Quien ande por París estos días, que visite esta exposición urgentemente. Y quien se quede por aquí, que no deje de leer esta reseña.

Por cierto, los cuadros que aquí figuran son de Maria Van Oosterwyck, Cézanne, Picasso, Warhol y Hirst.

PD: en pequeño egotrip, el “C’est la vie!” del título me recuerda de pronto a mis vivants… Y es que estas vanitas bien podrían ser algo así como nuestro maniquí interior, vistiéndonos cada día de nosotros mismos.

Anuncios