EN EL LABERINTO

Hoy recupero 3 perlas con las que me he cruzado en los últimos tiempos y que cada una a su manera, me ha enganchado. A una la sigo desde hace ya meses y las otras son hallazgos más recientes. Aunque merecen bastante más que un post, les invito aquí a tomar este té virtual conjunto, de la mano de sus autorretratos -auténticos laberintos donde exploran la sexualidad, la imagen y la identidad, como unos Teseo y Minotauros juguetones-.

SANDRA TORRALBA

Sandra Torralba construye aquí una galería de autorretratos en los que se enfrenta a fregonas, inodoros o restos de comida, sin más aderezo que algo de ropa y una mirada ausente. Hay algo de prerrafaelita sucio en sus imágenes, con una poesía decadente de la que sólo se libera en algunas fotos, las más líquidas y emocionales.

En “Estranged sex“, también autorretratos en su mayoría, se introduce en la mecánica del sexo más explícito, adoptando patrones de un porno sardónico y autoparódico, más cercano a la risa que a la lubricidad. Otra serie cargada de ironía es “The ideal man“, mientras que otras, como “Landscapes“, nos llevan a territorios más abstractos y esteticistas.

JENA ARDELL

Jena Ardell nos sumerge, desde sus títulos y hasta en la textura de sus fotografías, en un pasado perezoso, que no acaba nunca, en aquel verano del 63 en el que fuimos felices. Ecos poperos en sus referencias, sus posturas y sus colores. Como una Liza Minelli al ralentí, Ardell se entrega al objetivo con ojos muy abiertos, luciendo máscaras que juegan a la coquetería y la torpeza. Un remanso de paz estético, breve y feliz como una pausa publicitaria.

HAZEL DOONEY

Cierro esta pequeña galería con mi amada Hazel Dooney, artista australiana a la que sigo fervientemente. Desde muñecas recortables, hasta venus en el infierno, sus mujeres están en lucha contra su propio estereotipo. En series como sus “Dangerous career babies“, adoptan roles a través de una piel mediatizada e impecable, mientras que en otras como “Slightly indecent” o “Bound studies“, exploran “los valores de la cultura consumista y los mitos del poder post-feminista” (en palabras de Jenny Hanson). Su “Sex tourist sketchbook” ahonda probablemente en un territorio más íntimo, pero para nuestro recorrido yo me quedo con “Pola auto-erotica”, aquí os lo dejo para que vosotros mismo lo disfruteis de primera mano.

Puedes descubrir más sobre ella en su blog y en particular en este post.

Anuncios