UN BAILE DE MÁSCARAS

Mi amiga Charu me envía esta pequeña perla, un hallazgo en el cual una docena de mujeres mira al infinito con solemnidad. Como bustos romanos, exhalan una señoría que sólo se adquiere cuando uno lleva mucho tiempo viendo pasar la vida. Me pierdo en esas expresiones, modeladas con mimo. En lugar del desfile replicante de Frankfurt, asistimos aquí a un despliegue de intenciones, a una mascarada de la comedia del arte en la que cada rostro juega un rol. Desde la innamorata, separada de su amado por su propio idealismo, hasta la diva oscura y soberbia, pasando por una desvergonzada  Colombina. Que empiece el espectáculo.

Anuncios