PRINCIPIO Y FIN: “THERE WILL BE BLOOD”

Hoy en PRINCIPIO Y FIN, un maravilloso final de la mano de Paul Thomas Anderson, el hombre que nos regaló Boogie Nights o Magnolia (la única película en la que Tom Cruise ha estado bien en su vida, por cierto). En “There will be blood“, Anderson nos sorprende con un registro inesperado, construyendo una epopeya trágica alrededor del petróleo, la codicia y la familia, sin duda una explosiva combinación. En este final, el monstruo Daniel Day Lewis y un deslumbrante Paul Dano bailan un dueto interpretativo que es puro gozo. Así, cuando el simiesco Daniel Plainview se enfrenta al showman Eli Sunday, nos recorre un escalofrío de felicidad, esa descarga que ocurre cuando ves lo mucho que están disfrutando unos actores. En fin, una delicia, como el resto de esta opresiva e intensa película.

Por cierto, atención a la banda sonora, firmada por el cabeza de radio Jonny Greenwood. Aquí una perla.

Anuncios