TODOS SOMOS LARRY DAVID

El silencioso estreno de “Whatever works“, la última de Woody Allen, trae a la gran pantalla al ídolo del humor corrosivo y misántropo del siglo XXI, Larry David. En su serie “Curb your enthusiasm“, David se erige en el baluarte de ese lado oscuro que todos tenemos pero reprimimos en pos de la convivencia. Al igual que en “Seinfield“, de la que también es creador, en “Curb your enthusiasm”, no pasa nada, sólo el transcurrir aburrido de la vida del propio David. Haciendo realidad nuestros sueños más húmedos, el cómico incendia la mecha del conflicto a partir de sucesos perfectamente inofensivos, por el mero hecho de decir lo que piensa. Todos hemos nos hemos sentido Larry David en alguna ocasión y sobre todo, hemos deseado serlo y llevarlo hasta el extremo, en muchas más.

A continuación os dejo algunas perlas de este grande. No intenten repetirlo en sus casas. (Lamentablemente no está disponible la traducción o mis escasos conocimientos tecnológicos me impiden encontrarla y/o volcarla en este blog.)

Anuncios