VOYAGE, VOYAGE

Queridos amigos, lectores, merodeadores diversos: llegó el momento de tomarme unos días de relajo, alejada del mundanal ruido, incluyendo dentro del mundanal ruido, este blog. Las musas tienen que descansar, así que me voy a la campiña francesa a comer queso y beber vino. Espero que mi actividad no dé para mucho más, ya que no hay cosa que me resulte más apetecible ahora mismo que estar tumbada a la bartola rodeada de campos de trigo, hablando de Descartes, cual delicada protagonista de película de Rohmer. Os he dejado un par de posts fresquitos en la nevera, por si alguien tuviera ganas irrefrenables de leer.

Disfrutad de Agosto que es un mes retozón, si uno consigue abandonarse al calor y a la dejadez. Y antes de irme: una perlita, el mítico vídeo de “Voyage, voyage”, clásico de mi infancia, ya afrancesada, de la mano de un delirante grupo llamado Desireless (nada que ver con esa penosa versión que han relanzado hace poco). Ya sabéis, ante la duda, siempre hay que volver a las fuentes. Bisous.

Anuncios