REPLICANTES EN FRANKFURT

maniquí_frankfurt

Mi amiga Irene me envía otra perla para “Je suis vivant et vous êtes morts”, esta vez desde Frankfurt. Llevaba tiempo detrás de un buen escaparate de pelucas, porque hay algo tremendamente cautivador en esas cabezas replicantes, que tan pronto evocan la rectitud de un funcionario bien aseado como la frondosidad del burdel más oscuro.

En el primer plano de esta maravillosa instantánea, un trío de querubines observa la vida con ojos entornados, emanando bondad. Si los bautizáramos, no hay duda de que el primero se llamaría Brad, el segundo Rob y el tercero Richard. En esa gradación de melenas, que va del peinado comedido que se permite la picardía de un caracolillo en la frente, a la melena asilvestrada que traspasa los límites del género, hay todo un camino de perfección o de perdición, según se mire, y es que sólo 3 letras diferencian ambas palabras…

Más atrás, varios bustos femeninos lucen cortes audaces con intención de  modernidad. Tanto deseo hay de ir más allá que han vuelto al punto de partida y su falsa actualidad es puro vintage. Sus miradas cibernéticas, de un azul sideral, transmiten una determinación drástica, que jamás podremos experimentar en nuestras carnes mortales. Probablemente ignoran hacia qué se dirige esa determinación, como los replicantes, pero su fe ciega en lo que está por venir es lo que, desde este mundo de pelos secos, grasos o con caspa, les envidio.

PD: si encontráis otras perlas, dignas de estar en este escaparate, no dejéis de compartirlas conmigo en claire_perladelturia(arroba)yahoo.es

Anuncios