LITTLE GIRL LOST

cover-girl-anime-412x288

Descubro en I believe in advertising un genial anuncio de la agencia argentina Grey, en el que el mágico rímel de Cover Girl no sólo alarga las pestañas, si no que transforma a la linda muchachita en una musa del anime. A eso le llamo yo captar el insight de consumidor. Y es que cuando una adolescente entra en el ritual del maquillaje, abre la puerta a la representación y a la conciencia. Por primera vez, descubre que podría ser de otra manera y que de hecho, ni siquiera es cómo creía ser. Tengo mis dudas de que este anuncio se dirija a teenagers o más bien a niñas que se asoman al abismo de la adolescencia -eso que en la jerga marketiniana llaman de forma aséptica pre-teens-, porque invita con su grafismo inocente y pícaro a cruzar al otro lado del espejo.

Con ironía perversa, descubro que la firma Cover Girl tiene como imagen a Drew Barrymore, una niña perdida en toda regla, que antes de los 12 ya había comulgado con la trinidad del sexo-drogas-rock&roll. ¿Casualidad? ¿Broma del destino? Ahora Drew ya es toda una cover girl y seguro que sus ojos, en su día, también se estiraron como los de la muñeca del anuncio. Más grandes, más grandes: es para verte mejor…

Anuncios