PRINCIPIO Y FIN: “RUMBLE FISH”

Hoy dedicamos un nuevo capítulo de “Principio y fin” a una película emblemática, la que para mí es la perla de Coppola: “Rumble Fish“, conocida aquí como “La ley de la calle”. Una delicia de estética expresionista, experimental casi, que narra las andanzas del rebelde Rusty James en su camino hacia la madurez y el mito.

Aquí podéis ver el principio, que no me dejan colgar.

rustyjamesyeltiempo

Tantos detalles me cautivan en este arranque… Un elenco de actores míticos, que desvelan aquí su rugiente juventud: el blanquísimo aunque irremediablemente sexy Matt Dillon, un escurridizo Laurence Fishburne, Nicolas Cage luciendo cabellera italiana, Tom Waits como ese corifeo trágico que ve pasar el tiempo desde la barra de un bar, un Chris Penn punk y sudoroso… Y por supuesto, aunque no aparezca todavía, la sombra de Mickey Rourke -the Motorcycle Boy- antes de ser un ángel caído hollywoodiense. Rourke es el epicentro de esta tragedia iniciática: ese rey en permanente exilio, a quien los mortales llaman loco por culpa de una lucidez extrema. Por cierto, para los más golosos, sabed que tenéis regalito: un cameo de Sophia Coppola, cuando aun era buena actriz y no llevaba tacones de Dior.

Capítulo aparte merece la música de Stewart Copeland, antiguo batería de Police, que traduce el desasosiego existencial de Rusty James en una melodía nerviosa, frágil, con repentinos arranques de ímpetu. Aquí os dejo una perlita.

En fin, una de las películas de mi adolescencia (sí, yo también fui teenager) y de mi vida, I guess. Desde aquí un rendido homenaje a Susan E. Hinton, autora del libro en que se basa la película y de tantos otros, que amenizaron mis tardes de rebeldía juvenil.

Anuncios