LA VÍCTIMA Y EL VERDUGO

PRINCESA. Hace ahora un par de meses, Adrien Brody le regaló a Elsa Pataky un castillo. Como en los cuentos de hadas, el héroe entrega la ofrenda a su enamorada y le promete magia eterna entre muros cargados de historia. Al verlo, Elsa pregunta “¿Es nuestro?”, sellando con voz temblorosa, la huella de su propiedad. La actriz que encandiló nuestras horas de juventud, mientras se convertía en icono sexual, era una chica con apellido eslavo, una nariz prominente y la misión de ser estrella de Hollywood. Ahora luce escotes de vértigo y es, oficialmente, una mujer bella y deseada.

pataki

MARISCAL. Ahora que es un hombre libre e inspirador para la juventud, Aznar ha cambiado su rígido peinado de presidente, para dejarse una melena ondulada y revoltosa, símbolo de esa juventud tardía y rebelde que se agazapaba tras la férrea responsabilidad del hombre de estado. En su rostro parco, se ha desvelado un bigote transparente, enfrentando su cara al mundo sin el aderezo del pelo-cepillo. Con sus pulseritas de cuero en la muñeca y su look de joven millonario, Aznar se atreve a prescindir del bigote, como si fuera un hombre guapo, como si fuera el hombre apuesto que él siempre se sintió en su interior. El expresidente rechazó un cuerpo destinado a ser funcionario de carrera y le obligó a conquistar el mundo, sin importarle los daños colaterales que causaba, para acabar siendo lo que siempre y sólo quiso ser: un guaperas.

jose-maria-aznar

MUÑECA. Descubro en Malos tiempos para la Lírica, unas fotos apasionantes de Marylin Minter, quien en su serie Pam Show, nos ofrece a una Pamela Anderson desdibujada e irreconocible. Con precisión científica, la lente de aumento de Minter disecciona a la chica de calendario convirtiéndola en una masa rubia y rosa, piel y fluidos. De pronto, su sexualidad se aleja del perímetro de su pecho para concentrarse en uñas y labios, en una mirada de abandono, casi mística. Puro plástico comestible con olor a chicle de fresa.

pamela11

ESTRELLA. Susi Pop se presentaba en su perfil de “Myspace” con el credo del Dr. Frank’n’furter en “Rocky Horror Picture Show”: I’m just a sweet transvestite from Transexual Transylvania”. La descubro, tristemente, a raíz de su muerte. Leo el artículo de Rafa Cervera en El País y me cautiva su persistencia, su fe, su deseo logrado de convertirse en estrella warholiana, desde la guardarropía del Berlín Cabaret en Madrid, hasta el cielo de la fama con las Nancys Rubias. Como decía La Agrado: “Una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”.

susi-pop

PRISIONEROS. Expuesto a un primerísimo plano, nuestro rostro se disuelve, desvelando de pronto el secreto mejor guardado, el de nuestra identidad, que cobra una inesperada potencia concentrado en un rasgo aislado. El arco de una ceja, la comisura del labio, la caída del párpado. Desde la nariz  perfecta de Elsa Pataky a los labios masticables de Pamela Anderson. Desde el bigote transparente de Aznar a los ojos rasgados de Susi Pop. Todos somos prisioneros de nuestros rasgos y luchamos encarnizadamente por adueñarnos de un cuerpo que no elegimos. La batalla por la identidad se lucha cada día y cada día somos la víctima y el verdugo.

Anuncios