LA DANZA DE SHIVA

SALVACIÓN. Gracias a Danone, estaremos siempre a salvo. Actimel, el emblema del miedo, indaga en nuestros temores para instarnos a que reforcemos nuestras defensas contra la amenaza exterior. No hay esperanza según Actimel. Tanto en la vuelta al cole, como en el cambio de estación, el embarazo o la vejez, estamos siempre expuestos a la guerra inmunitaria. Por fin tenemos un tótem al que idolatrar y cada mañana, en comunión mística, llevamos a cabo el ritual que nos amparará contra los espíritus malignos de la enfermerdad.

actimel

PERFECCIÓN. Otro milagro del marketing, Wii, nos abre también las puertas a un mundo de auto-superación. Gracias a sus juegos pedagógicos, deportivos, culinarios, nos permite avanzar en la escala del ser humano, puliendo nuestras debilidades. En el último anuncio de la marca, vemos a dos ejecutivos sentados juntos en un tren o un avión. Uno de ellos, el mayor, ejercita su mente a través de Brain Training; el otro, inquieto, atisba por encima del hombro, lo que podría ser su llave hacia la sabiduría. Enfrascados en sus trajes de chaqueta, el hombre maduro triunfa por encima de los genes demostrando que su cerebro tiene 31 años e imponiéndose simbólicamente a su compañero de asiento. Nadie escapa a Wii. Desde el hombre mayor, a las jóvenes exploradoras del sushi, a la familia unida jugando al tenis en el salón de su casa. Nadie está a salvo de sí mismo y Nintendo lo sabe.

nintendo-wii-thumb

RELIGIÓN. Esta omnisciencia marketiniana, este absolutismo consumista, me maravillan y hacen crecer mi fe por momentos. El holismo que desprenden tanto Wii como Actimel me hace sentir parte de una red más amplia, en la que frente a enemigos comunes, podemos rezar las mismas plegarias para ser cada día un poco más fuertes, un poco más listos. Más iguales.

PROTECCIÓN. En la web de Actimel, una mujer vestida de blanco, cercana como esa vecina que nos daba clases de matemáticas, nos guía a través del mundo hospitalario del producto. Hay algo tremendamente hipnótico en esta mujer, que habla despacio y que evoca al universo de “2001” en el que amables máquinas nos hacían la vida más fácil. Es tremendamente turbador descubrir, cuando vas cambiando de una pantalla a la otra, que Ella sigue allí, moviéndose sutilmente, parpadeando, esperando, paciente, a saciar nuestra curiosidad, como esa madre protectora a la que vuelven los hijos arrepentidos. Nuestra Shiva doméstica, quien en una de sus 4 manos prende el fuego de la destrucción, para con otra, detener el miedo.

shiva8

BLANCO. ¿Es casualidad que Wii y Actimel compartan el mismo color? No. Ese blanco nuclear no puede ser coincidencia. El no-color es la bandera de Danone y de Nintendo y refleja su promesa de un mundo vacío de riesgos. Como en la danza de Shiva, las dos multinacionales saben que en el ciclo creador, el nacimiento y la muerte son partes de un todo y en ese trance, que recrean y alimentan, nos ofrecen a un módico precio su higiénica respuesta a la inquietud.

Anuncios