EL PRIMER MANIQUÍ DE LA HISTORIA

Tomamos prestada la visión de Camille Paglia para ampliar nuestros horizontes en “Je suis vivant et vous êtes morts”. En su libro tremendo, referente, “Sexual Personae”, la escritora describe a Nefertiti como el primer maniquí de la historia.

La civilización egipcia sería según Paglia la convergencia perfecta de nuestra tendencia dionisíaca (ligada al placer, al caos, a las fuerzas ocultas que nos atraen hacia la naturaleza) con nuestra tendencia apolínea (el orden, la geometría, el control: nuestra lucha desesperada contra una tierra dominante). Nefertiti, en este fértil entorno, representa la victoria de la racionalidad. Con su cabeza hiperdesarrollada y sus facciones trazadas a escuadra y compás, establece el criterio de la perfección.

Efectivamente, es sorprendente lo mucho que este mítico busto nos recuerda a los maniquíes que habitan hoy los escaparates. Como escribe Paglia: “El rostro de Nefertiti es el sol de la conciencia alzándose en el horizonte, el marco o la cuadrícula matemática de la victoria del hombre sobre la naturaleza. La cosificación idólatra del arte occidental es un hurto a la autoridad de la madre naturaleza.”

Buscando fotos de la reina egipcia, descubro un blog de cirugía estética, donde el profesor Philip Levy ofrece, a cambio de una pequeña inyección de botox, revivir en tu propio rostro la belleza ideal de Nefertiti. Y es que los maniquíes, aunque desprestigiados, revelan de alguna forma, lo que siempre quisimos ser.

Os dejo la dirección del blog, no seais tímidos: Cosmic Surgery Today. La perfección está llamando a tu puerta.

Anuncios