EL DESTINO EN CHINATOWN

Descubro una perla impactante en un escaparate de Chinatown. Fijaos en esa expresión resignada ante el destino, en esa heroicidad solemne de cuello erguido y mirada firme: tiene, sin duda, una misión.

O en esa melena alocada, detenida en el tiempo a golpe de secador de discoteca -la noche es nuestra-.

Enfín, una delicia, aunque nos genere cierta inquietud pensar que estos maniquíes nos sobrevivirán con sus cuerpos plásticos y perfectos…

Anuncios