VIVA LA VIDA (DE LOS OTROS)

DESPERTARES. Ayer me desperté con ganas de ser otra persona. Acto seguido, o quizás antes y por eso, experimenté un deseo incontrolable de escuchar a Coldplay. Mi cuerpo demandaba algo épico y bonito para empezar el día. Cuando mi cuerpo pide, yo concedo: es el que me da de comer.

CERTIDUMBRES. En cada artículo de Coldplay siempre aparecen mencionados U2 y Radiohead –como veis, no me salto el canon–. No es un mal cóctel. El cuarteto inglés bebe de las fuentes de la vida y regurgita un brebaje capaz de convertirnos en indies atormentados a golpe de I-pod. A veces uno necesita que el día comience con la facilidad de una hoja recién salida de la impresora.

LIBERTADES. En un arrebato exquisito de metalenguaje, Coldplay utiliza el cuadro “La liberté guidant le peuple” para ilustrar su nuevo disco. La rotundidad de esta obra de Delacroix, su fuerte carga icónica, la han convertido en el símbolo de la revolución francesa de 1789. Sin embargo –surprise!- fue pintada en 1830, a raíz del levantamiento popular contra Carlos X de Francia. Qué delicada poesía la de esta portada mezclando un cuadro apócrifo con palabras extranjeras. La falsedad nos hará libres.

CURIOSIDADES. De Eugène Delacroix se dice que fue hijo ilegítimo del político Talleyrand, aunque oficialmente constara como hijo del también político Charles Delacroix. Se atribuye esta sospecha al parecido físico entre ambos. Imitación, paralelismo, vivo reflejo… Qué tranquilidad nos dan estas palabras: así ordenamos el mundo mejor.

DESPERTARES OTRA VEZ. Ayer me levanté con ganas de ser otra y mientras, Coldplay ya era número 1 en EEUU con “Viva la vida and death and all his friends”. Está bien que algo bien construido y bien inspirado triunfe en el mundo. Algo bonito y épico, si es que ambas palabras pueden darse juntas en la realidad. Hoy me he levantado con ganas de ser yo misma y la verdad: tampoco hoy he sabido qué ponerme.

Anuncios